Navajas de Albacete

Las navajas de Albacete, también conocidas como navajas albaceteñas, son uno de los símbolos de la cuchillería española. Una herramienta clásica forjada a través de la historia del país, fraguada con martillo y fuego en la histórica ciudad de Albacete, capital más oriental de Castilla-La Mancha.

Hablar de las navajas de Albacete, es hablar de uno de los pilares de la navaja como instrumento, ya que se trata de una obra de arte de la cuchillería que cuenta con reconocimiento mundial, no sólo por los entusiastas de la navaja, sino por los más grandes coleccionistas.

El diseño, las características y los materiales de las navajas albaceteñas son una muestra brillante de lo que es una verdadera navaja, aquella que funge como una herramienta de confianza, fiel, duradera, multiuso y hermosa a la vista.

Desde hace algunos años, las navajas de Albacete cuenta con el título de Bien de Interés Cultural, dentro de la categoría de bien inmaterial, lo que reafirma su importancia dentro de la historia de la navaja.

No se han encontrado productos.

Historia de las navajas de Albacete

Se puede decir que las navajas albaceteñas han evolucionado a la par de los contextos que ha vivido la península ibérica, recayendo su origen en la cultura musulmana que hizo vida en España desde el siglo VIII. Los primeros registros sobre este implemento aparecen en el siglo XV. Si bien no es hasta el XVI cuando se hace popular, y la ciudad de Albacete comienza a fungir como una importante sede de la cuchillería regional.

Comprar navajas de albacete

Es importante destacar que fue el pueblo morisco de la época el que se destacó por la fabricación de la navajas de Albacete. Se denominaba moriscos a aquellas personas que descendían de musulmanes nacidos en la Península Ibérica, que habían sido convertidos al cristianismo por la fuerza. Los moriscos eran habilidosos con el metal, contando con extraordinarios herreros y artesanos del cuchillo y la navaja. Fueron ellos los precursores de una industria que terminaría formando parte de la identidad de la ciudad en los siglos por venir.

Armas prohibidas

Durante los reinados de Carlos I y Felipe II, se decretaron, por motivos de seguridad, prohibiciones que regulaban el porte de armas. En el caso de espadas y cuchillos, se limitó el tamaño según el estrato social, siendo las clases más bajas las principales afectadas. Por ello, la navaja, con su característica forma ergonómica y reducida, floreció. Al ser un cuchillo plegable, obedecía la ley y se convertía en una herramienta obligada para el pueblo.

La fama de Albacete como plaza fuerte del cuchillo y la navaja continuó en aumento durante el siglo XVII, y brillaban sus principales forjadores, herreros y artesanos.

Durante el siglo XVIII, se consagran las navajas albaceteñas como símbolo de la cuchillería española. Si bien persistían ciertas restricciones reales sobre el porte de armas y objetos punzantes, la industria creció a pasos agigantados, superando otras poblaciones famosas del ramo.

No se han encontrado productos.

Los cuchilleros de Albacete

En el siglo XIX, el ferrocarril llega a Albacete, lo que favoreció su comunicación con el resto de España. Ahora sería mucho más fácil transportar las materias primas, pero también los pedidos a otras latitudes. El turismo también se incrementó. Fue entonces cuando aparecieron los célebres cuchilleros albaceteños, esos vendedores ambulante que ofrecían lo mejor de la cuchillería y navajería local a los forasteros. Estos personajes se convirtieron en una figura típica de la ciudad.

Actualmente, las navajas de Albacete han evolucionado a través de su forma, pero también de los materiales que se usan en su creación. La masificación de la producción, la diversificación de sus usos, la multiplicación de proveedores, etc. ha hecho que esta herramienta cuente con una rica variedad de modelos. No obstante, más allá de sus transformaciones y actualizaciones, la esencia de esta navaja se mantiene presente.

navajas albaceteñas

Las navajas de Albacete artesanales siguen siendo populares alrededor del mundo, y se exportan regularmente, si bien también poseen un importante mercado dentro de España. Albacete cuenta con el Museo de la Cuchillería de Albacete, ubicado en la casa de Hortelano, un palacete construido a principios del silgo XX, obra del arquitecto Daniel Rubio.

En este vídeo, realizado por el Museo de la Cuchillería Albacete, podemos ver el interesante proceso artesanal para crear las navajas de Albacete.